Slider

9 November 2017

Cosas que me gustan de Noviembre


(For English, please, scroll down)

La parte que menos me gusta del otoño ya ha llegado: la lluvia y los días más cortos. De verdad que no entiendo en qué ganamos con el cambio de hora: ¿Tardes más cortas? ¿Qué de bueno tiene eso? ¡Cómo pesa levantarse cuando aún es de noche! y ¡Qué triste que solo quede una hora de luz (y cada vez menos) cuando los niños salen del cole!

Pero basta de quejarse y saquemos la parte bonita de todo. Y aquí va una lista de cosas que me gusta hacer cuando llega noviembre:


  1. Es tiempo de calentarse con una buena sopa (aquí y aquí os dejo dos sugerencias) y cocinar con boniatos y castañas
  2. De tomarse un colacao calentito antes de irse a dormir 
  3. De que la casa huela a chai latte casero por las tardes
  4. Llevar calcetines gorditos por casa (mejor si los han hecho a mano la abuela, la mamá o la tía Rita). 
  5.  Es tiempo de sacar a la calle las botas y los fulares y de pintarse las uñas de color burdeos. 
  6.  Llegó la hora de llevar a los niños a la biblioteca local después del cole y, resguardados del frío, aprovechar para hacer los deberes, dejarles jugar con los ordenadores, buscar un libro o disfrutar de una Story time.

Además, este año nos han invitado a celebrar nuestra primera Thanks giving en casa de unos amigos. Tengo muchas ganas de vivir en primera persona este día tan especial para los americanos. ya os contaré.

¡Ah! Y no se me olvida que también en noviembre cumplen años mi padre, mi sobrina Eva, mi amiga Àngels y Cati, compañera de universidad con la que casi no tengo contacto, pero que siempre recuerdo con cariño y especialmente por estas fechas. Un beso muy fuerte a los tres desde este rincón. 

Y vosotros, ¿Os gustaría compartir conmigo algo que os guste de este mes?

Mamen Fiol

The worst thing about this time of the year has arrived already: rainy days and the lack of daylight. How drepressing it is to wake up when still dark outside or going to pick up the kids from school when they only have an hour of sun to play outside. 

But let's stop complining and focus on the positive things that november brings:

  1. It is time to warming up our bodies with rich home made soups (here the link to two tasty recipes: 1 and 2) Ah! And stock your pantries with sweet potatoes and chesnuts
  2. Time for drinking a hot chocolate before going to sleep
  3. The smell of home made chai latte in the evenings
  4. Time for wearing warm wool socks at home
  5. Time to take our coats and scarves when going to the streets and paint our nails in burgundy red
  6. It is time to bring the kids to the libray after school and do their homework there
November is, as well, the brithday month of my father, my niece Eva and my friend from colloge Cati and my friend Àngels. I send you kisses and my best wishes from this little corner of my life to all of you.

And now I would love to hear from you guys: What is what you like to do in this time of the year?



27 October 2017

Cambio de imagen de una cómoda



(For English, please, scroll down)

A estas alturas ya sabéis que me encanta el diseño de interiores y que estoy disfrutando mucho con la decoración de nuestro piso en Estados Unidos. Hay rincones de todas las habitaciones que todavía están por pulir, aunque si le preguntáis a mi marido os dirá lo contrario :) Busco inspiración por todas partes y disfruto como nadie paseándome por Pinterest y tomando nota de todo lo que me gusta. 

Hacía tiempo que buscaba ideas para un rincón de nuestra habitación que estaba completamente olvidado y desangelado y el que, sin embargo, estaba ahí "atormentándome" cada día (ironía, señores, pero estaba feo y no me gustaba nada). Al final, inspirada por uno de mis últimos descubrimientos de interiorismo, he conseguido construir el puzzle de mi rincón de la cómoda y aquí tenéis el resultado.

ANTES




NUEVOS ELEMENTOS DE DECORACIÓN




DESPUÉS




Respecto a los colores: el blanco como base, tonos dorados para dar un toque glam y sofisticado y un poco de color negro para no perder de vista el toque masculino de la habitación.  ¿Qué os parece?

Mamen Fiol

For those who have been reading this blog for a while it will not be a surprise to say that I love interior design and that I am really enjoying decorating our apartment here in The States. I have been meanng to do a makeover on one of our bedroom corners and finally I found the inspiration that I needed it. Here is the result. Do you like it?

9 October 2017

Le Labo, otro tipo de perfumería



No sé si a vosotros os pasa, pero, en un mundo tan globalizado como el nuestro donde triunfan las cadenas de restaurantes, donde puedes encontrar las mismas tiendas aquí y allí (¡¡e incluso en la misma calle!!), donde todo se hace rápido y todo gira en torno a modas cambiantes a la velocidad del rayo, yo, cada vez más, busco lugares únicos y formas diferentes de hacer las cosas. Lugares, experiencias u objetos donde prime la calidad, el buen hacer y que dejen huella. No sólo centro mi búsqueda en el qué se hace, sino también en el cómo y el porqué.

Nueva York me permite el placer de descubrir muchos lugares nuevos, tanto de los que huyo como de los que busco y hoy me gustaría hablaros de mi último descubrimiento: la perfumería francesa Le Labo.


La encontré por casualidad paseando por Brooklyn. La estética del lugar hizo que me fijara en él: una mezcla de almacén renovado, paredes de ladrillo y muebles vintage. Nada saturado; colores neutros y dependientes trabajando con delantales. Un lugar que emana ese espíritu de artesanía, calidad y amor por lo que se hace. En ese momento iba paseando en familia así que no entré porque cuando algo llama mi atención me gusta tomarme mi tiempo para descubrirlo sin prisas, con los 5 sentidos y no estando pendiente de si mis little monkeys tocan algo o se ponen a correr por ahí...


Esa noche, con los peques ya en la cama, busqué en internet si había otra tienda que me quedara más cerca de casa y... ¡Bingo! La encontré en el West Village. Emocionada, busqué el mejor día para ir a visitarla y me puse a leer un poco más sobre ella: CEREAL MAGAZINE y The Huffingtonpost , por si os interesa.


El leitmotiv de Le Labo, en palabras de Fabrice Penot, uno de sus cofundadores, es Hacer la vida más bonita. Los perfumes están hechos con ingredientes exclusivos y te los preparan en la tienda. Yo había leído sobre Rose 31 hecho a base de pétalos de rosas recogidos a mano en Grasse, al sur de Francia y me llevé una de sus muestras. Ojo, las muestras aquí se pagan (6,5 dólares).


Como dice Fabrice en una entrevista, lo que diferencia a Le Labo de las otras perfumerías es el hecho de crear un producto redondo, completo. Sus perfumes no sólo son para ser percibidos los primeros 15 minutos, sino que perduran con todos sus matices dejando su huella. Son perfumes para crear historias y momentos especiales en la vida de alguien. A mí me ha enamorado el que me llevé.

Me quedo con una frase de Fabrice: "Sólo deberías usar perfume si éste te hace sonreír" Y yo añado que ésta debería ser la premisa que nos moviera al hacer cualquier cosa en la vida.

Mamen Fiol

28 September 2017

Tengo ganas de...

(For English, please, scroll down)

Hoy me comería un par de estos rollitos de canela (korvapuusti, en finlandés) que preparamos hace algunos días cuando mi suegros vinieron a visitarnos. Son de vicio y acompañan taaaan bien a un café! La mezcla de olor de la canela y el cardamomo es maravillosa. Se me hace la boca agua de tan solo en ellos. Pero no sólo tengo ganas de esto. Lo que más me apetece y que espero con impaciencia es la llegada de mi hermana y mi cuñado. Aquí ya estamos contando los días. Son las personas que más echamos de menos (y que nadie se ofenda, por favor) porque los queremos con locura, porque formaban parte de nuestro día a día y ese hueco tan grande se nota cada día.


Creo que hasta ahora no lo había contado a nadie, pero los últimos días que pasamos en Barcelona antes de mudarnos a Hoboken los pasamos en una habitación de hotel y consistían en visitar a amigos y familiares para ir despidiéndonos de ellos. Yo lo llevaba relativamente bien ya que la emoción de venir a América era enorme y difuminaba la pena de lo que estábamos dejando atrás. Sin embargo, llegó el momento de decirles adiós y no pude contener las lágrimas. Mantuve la compostura delante de ellos por no poner más tristeza a ese momento que también era difícil para ellos. Pero recuerdo ver a Jony salir de la habitación del hotel después de despedirse de nosotros y pensar "Uff, ¡qué lejos nos vamos! ¿Cómo va a ser nuestras vidas ahora sin ellos?" y echarme a llorar.


La vida, pase lo que pase, sigue y uno se acostumbra a las nuevas realidades muchas veces por simple supervivencia. Nuestro caso no es tan dramático y estamos disfrutando de esta aventura con los cinco sentidos. Sin embargo, nos está invadiendo una alegría infinita sólo de pensar que muy pronto volveremos a estar todos juntos y esto sólo pasa cuando uno quiere y echa de menos con locura a alguien. Isa y Jony, aquí estamos esperando vuestra visita, con ganas de enseñaros cómo son nuestras vidas en este lado del mundo, con ganas de pasear con vosotros por Hoboken y Manhattan y con ganas de estar juntos todos otra vez.

Mamen Fiol

Right now I would eat one of these cinnamon rolls that we baked a few days ago when my parents in law came to visit us. The smell of cinnamon and cardamom is amazing and it takes you to heaven ;) My mouth is watering just thinking about it. However, that is not the only thing I am looking forward to right now. We are so happy and excited wating for my sister and my brother in law to visit. We miss them so much that it is impossible to expalin. Not having them around as we used to is something that we suffer every day. I can't wait to show them how is our lives here, to walk around Manhattan with them and just simply be all together again. 

18 September 2017

Mi escapada a Maplewood


(For English, please, scroll down)

Siempre que puedo, después de dejar a los niños en el cole, me escapo a alguna cafetería bonita y allí me pongo al día con los emails, le echo un vistazo (o dos) a Instagram y planifico algo, por pequeño que sea, que me motive. Puede ser desde buscar una nueva receta, una cafetería nueva que descubrir a leer los blogs que sigo con atención, mimo y dedicarles tiempo para escribir comentarios... La semana pasada pensé que sería genial escaparme una mañana yo sola en tren e irme a algún pueblecito y conectar un poco con la naturaleza. Y así di con Maplewood.



Maplewood es un pueblo pequeñito a nos 40 minutos en tren desde Hoboken. Algo curioso que leí sobre este pueblecito es que empieza a conocerse como el Brooklyn del Oeste (Brooklyn West). La razón, Brooklyn está de moda, los precios se han disparado y los pisos siguen siendo igual de pequeños pero más caros. Así que muchas familias están siguiendo el patrón migratorio Manhattan - Brooklyn - Maplewood.



Maplewood ofrece naturaleza, una comunidad joven y activa y lo más tentador: casas coloniales al mismo precio que un piso en la City. Además, la conexión con Manhattan es genial y se tarda el mismo tiempo en llegar que el que se tardaría viviendo en Brooklyn. ¿Quién da más? Yo me escapé allí la mañana del martes y confieso que desde el primer momento me pareció un lugar encantador. Las casas son preciosas y estar rodeado de tanto verde proporciona la sensación de bienestar y tranquilidad que tantas veces anhelo.


Sin embargo, para mi gusto es un lugar demasiado tranquilo (sin vida). Tiene ese tufillo a zona dormitorio en la que no hay vida durante la semana porque todo el mundo trabaja en otro lugar. Además, como en tantos lugares de Estados Unidos, sin coche no puedes hacer nada. Dicho esto, de Maplewood recordaré la oportunidad que me brindó de pasar unas horas en tranquilidad, sin ruidos, reconectando con la naturaleza, poniendo en orden muchos pensamientos, siendo consciente del aquí y ahora y valorar lo afortunada que soy en esta vida.

Mamen Fiol

Early this week a visited the village of Maplewood. A little cozy place surrounded by nature. I read it is known as Brooklyn West due to the migration pattern of moving from Manhattan to Brooklyn to Maplewood. This village has a young and active community, nice coffee shops, supermarket and schools. But the most significant thing and the reason for moving here it is the possibility of buying a colonial house for the price of small apartment in The City spending the same amount of time to your commute as if you were living in Brookling.

After spending several hours there, I got the feeling that this village was too quite during the week days  and that having a car it is mandatory in order to move around. So, not for me but whenever I think of Maplewood Ill be reminded of the opportunity it gave to switch off, put my thoughts in order and practice a little of mindfullness.
Bits and Pieces © . Design by FCD.